Seguidores

Recent Visitors

BANDERAS

free counters

MAMANDO EL RABO

martes, 15 de junio de 2010

LEYENDO EN EL RELLANO

La verdad es que estaba muy excitado. No había hecho más que llegar a la pensión donde me hospedo después de un intenso día de venta en la tienda de ropa para hombre donde trabajo. No era la primera vez que me pasaba. Volver del trabajo con la polla dura después de ayudar a elegir a tanto tío bueno qué ropa le caía mejor. Siempre he sido un exhibicionista nato y aquella tarde se me ocurrió salir al rellano de mi habitación a esperar al zangolotino de mi vecino del piso de arriba que solía llegar poco más tarde que yo. Apoyado en la barandilla me saqué la polla por la bragueta del pantalón e hice como que estaba leyendo un libro.


Hasta que, por fin, apareció. Nos saludamos y siguió ascendiendo por la escalera. Aunque me encargué de que me viera la polla de refilón, cuando se puso a mi altura me cubrí con el libro hasta que continuó subiendo por la escalera.


No hizo más que darme la espalda, cuando comencé a hacerme un pajote de la manera más descarada a medida que él iba ascendiendo por la escalera volviendo la cabeza con disimulo.


Poniendo mi rabo encima del libro que tenía abierto en mis manos me giro y le veo atento observándome.
-Vaya lectura más interesante, vecino.
-¿No has oído hablar de los libros interactivos?


-Toma. Lee un poco si quieres...
Estaba a un paso de tirármelo. Joder, desde que vino a vivir a la habitación del piso de encima no había dejado de pensar ni por un momento en la forma de follármelo orquestando en mi cabeza todo lo que estaba sucediendo en éste momento.


Todo iba ocurriendo tal y como lo había pensado. Yo, que siempre ando vistiendo hombres, por fin iba a desnudar a uno con la intención de follar con él sin tener que reprimir mi deseo cómo tantas veces lo hacía en la tienda acabando con mis pelotas doloridas.


No tuve que esperar mucho para encontrar a mi vecino postrado de rodillas ante mí metiéndose en la boca mi polla, bridándome una mamada como pocas hasta entonces me habían hecho.


Tanto tiempo como le había estado observando, como le había estado deseando, fué suficiente para saber cómo me habría de comer la polla y cómo sería la caliente viscosidad de su boca rodeando mi capullo.


Arte y mamada. No podía haber otra calificación en aquél instante. Apoyando una pierna en la barandilla, me ofreció el culo como suplicando que se la metiera. Sólo tuve que acercar el capullo al ojete para que mi polla entrara sin encontrar la más mínima resistencia.


¡Qué capacidad de dilatación tenía el kabronazo éste en el culo! Aquello no dejaba de abrirse para poder albergar toda mi polla.


Terminé sentándome en el suelo sin dejar un momento de darle por culo. Él no paraba de saltar encima de mí metiéndose el rabo cada vez más dentro.


Estábamos follando en el hueco de la escalera como dos perros auténticos. Mis pelotas estaban hirviendo, las tenía a punto de reventar y él no dejaba de pedirme que me lo follara más.


Ya no podía esperar más. Ante la imperiosa necesidad de echar fuera toda la cosecha acumulada me pegué la gran corrida poniendo perdida de semen la parte de su cuerpo más cercana a mi capullo.


Quedando extenuado mientras mi polla iba arrugándose encima de las hojas del libro.

BMB

vote for gay blogs at Best Male Blogs!

f

myspace backgrounds
Myspace Backgrounds